jueves, 17 de mayo de 2012

Un Hotel en otra Dimensión

Posted by Mygue Morrison on 10:50


Todo empezó de manera bastante inocente en octubre de 1979, cuando dos parejas de Dover, Inglaterra, emprendieron juntas unas vacaciones, con intención de viajar por Francia y España. Terminó en un viaje que les llevó a otro mundo.

Geoff y Pauline Simpson y sus amigos Len y Cynthia Gisby subieron a un barco que les llevó a través del Canal de la Mancha a la costa de Francia. Allí alquilaron un coche y siguieron hacia el norte. A eso de las 9:30 de aquella primera noche del 3 de octubre, empezaron a cansarse y buscaron un sitio donde pernoctar. Salieron de la autopista cuando vieron un motel de lujoso aspecto.

Len entró y encontró en el vestíbulo a un hombre que vestía un extraño uniforme de color ciruela. El hombre dijo que no había habitaciones libres en el motel, pero que había otro, más pequeño, siguiendo la carretera hacia el sur. Len le dio las gracias y él y sus compañeros continuaron adelante.



Durante el camino, les chocó la rareza de la estrecha carretera empedrada y de los edificios ante los que pasaban. También vieron unos carteles anunciadores de un circo. «Era un circo muy anticuado -recordó más tarde Pauline-. Por esto nos interesó tanto.»

Por último vieron los viajeros un edificio largo y bajo con una hilera de ventanas brillantemente iluminadas. Algunos hombres estaban en pie delante de aquél y, cuando Cynthia habló con ellos, le dijeron que aquello era una posada, no un hotel. Los amigos continuaron por la carretera hasta que vieron dos edificios; uno de ellos era un cuartel de la Policía y el otro una casa anticuada de dos pisos y con un rótulo que decía «Hotel». En su interior, todo era de madera sólida. No había manteles sobre las mesas, ni señales de comodidades modernas como teléfonos o ascensores.

Las habitaciones no eran menos extrañas. Las camas tenían sábanas gruesas y ninguna almohada. No había cerraduras en las puertas, sino solamente pestillos de madera. El cuarto de baño que tuvieron que compartir las parejas tenía instalaciones anticuadas.

Después de cenar, volvieron a sus habitaciones y se durmieron.

Se despertaron cuando se filtró la luz del sol a través de las ventanas, que no tenían cristales y sí, solamente, postigos de madera. Volvieron al comedor y tomaron un sencillo desayuno con un café «negro y horrible», recordó Geoff.

Cuando estaban sentados allí, una mujer en traje de noche de seda y llevando un perro debajo del brazo se sentó delante de ellos.

Aquello era extraño -dijo Pauline-. Parecía que acababa de venir de un baile, pero eran las siete de la mañana. Yo no podía dejar de mirarla.

Entonces entraron dos caballeros.

-No se parecían en nada a los gendarmes que vimos en otros lugares de Francia -observó Geoff-. Sus uniformes parecían muy antiguos.

Estos eran de un azul muy oscuro y los oficiales llevaban capas sobre los hombros. Sus sombreros eran grandes y con picos.

A pesar de estas rarezas, las dos parejas lo pasaron bien y, cuando volvieron a sus habitaciones, los dos maridos tomaron separadamente fotografías de sus esposas de pie junto a las ventanas cerradas.

Al salir, Len y Geoff hablaron con los gendarmes sobre la mejor manera de llegar a la autopista de Aviñón y a la frontera española. Los oficiales parecieron no comprender la palabra autorouet y los viajeros presumieron que habían pronunciado mal la palabra francesa. Las instrucciones que les dieron fueron muy deficientes; irían a parar a una vieja carretera apartada varios kilómetros de su camino. Decidieron emplear el mapa y seguir una carretera más directa.

Después de cargar el coche, Len fue a pagar la cuenta y se sorprendió cuando el director le pidió solamente diecinueve francos. Presumiendo que había un error, Len le explicó que eran cuatro y que habían cenado allí. El director asintió con la cabeza. Len mostró la factura a los gendarmes, los cuales le dijeron sonriendo que la cuenta era correcta. Pagó en dinero efectivo y salió antes de que pudiesen cambiar de idea.

A su regreso, después de pasar dos semanas en España, las dos parejas decidieron detenerse de nuevo en aquel hotel. La estancia había sido agradable y los precios ciertamente no tenían rival. La noche era fría y lluviosa, y la visibilidad, escasa; pero encontraron el desvío y observaron los carteles del circo que habían visto la otra vez.

-Indudablemene, es ésta la carretera -declaró Pauline.

Lo era, pero no había ningún hotel junto a ella. Pensando que se habían equivocado, volvieron atrás hacia el motel donde el hombre del traje de color ciruela les había dado la dirección. El motel estaba allí, pero no había nadie vestido de aquella manera, y el recepcionista negó que semejante individuo hubiese trabajado nunca allí.

Las parejas recorrieron tres veces la carretera en ambas direcciones buscando algo que ahora empezaban a comprender que ya no estaba allí. Había desaparecido sin dejar rastro.

Se dirigieron hacia el norte y pasaron la noche en un hotel de Lyon. La habitación con dos comodidades modernas, el desayuno y la cena les costó 247 francos.

A su regreso a Dover, Geoff y Len hicieron revelar sus respectivos rollos de películas. En ambos casos, las fotografías del hotel (una tomada por Geoff y dos por Len) estaban en la mitad del rollo. Pero cuando recogieron las fotos, faltaban las tomadas en el interior del hotel. No había negativos estropeados. Cada película tenía el número completo de fotos. Era como si aquéllas no hubiesen sido tomadas, salvo por un pequeño detalle que observó un reportero de televisión de Yorkshire: «Había indicios de que la cámara había tratado de hacer correr el rollo en mitad de la película. Unos agujeros producidos por ruedas dentadas en los negativos perjudicaban éstos».

Las dos parejas guardaron silencio sobre su experiencia durante tres años, contándola solamente a los amigos y la familia. Un amigo encontró un libro en el cual se decía que los gendarmes llevaban los uniformes descritos antes de 1905. En definitiva, un reportero del periódico de Dover se enteró y publicó el relato del suceso. Más tarde, una emisora local de televisión transmitió una versión dramatizada de la experiencia.

En 1985, un psiquiatra de Manchester, Albert Keller, hipnotizó a Geoff Simpson para ver si podía recordar el peculiar acontecimiento. Bajo hipnosis, no añadió nada nuevo a lo que conscientemente recordaba.

Genny Randles, escritora británica que investigó el extraño episodio, se pregunta: «¿Qué ocurrió realmente a los cuatro viajeros en la Francia rural? ¿Fue un resbalón en el tiempo? Si fue así, una se pregunta por qué el director del hotel no se mostró sorprendido ante su vehículo y su indumentaria futurista y por qué aceptó moneda de 1979, que ciertamente habría parecido extraña a cualquiera que hubiese vivido en aquel tiempo pasado.»

Los viajeros -tal vez viajeros en el tiempo- no se lo explican -sólo sabemos que ocurrió- dice Geoff.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

Search Site