martes, 19 de junio de 2012

La matanza de Texas está basada en hechos reales

Posted by Mygue Morrison on 16:04


La casa de Gein fue derruida para evitar atraer a los turistas a su interior.

La matanza de Texas no sólo fue real sino que la historia en la que está basada dio lugar a otra película de terror de mismo éxito de taquilla. Sin embargo, no todo lo que se cuenta en ellas es tal y como paso en realidad.

Ni sierra, ni masacre… Ed Gein -que da nombre a película dirigida por Chuck Parello (año 2000) y que es representado como ‘Leatherface’ en la de Tobe Hooper (1974)- era un hombre con un perturbado pasado que le llevó a desarrollar obsesión enfermiza por la anatomía humana. No obstante, Ed Gein sólo reconoció -y se le pudo atribuir- un único asesinato, el de la dueña de la ferretería del pueblo donde residía, Plainfield, en Wisconsin, Estados Unidos.



Bernice Worden recibía un disparo con una escopeta por la espalda y era llevada al granero que tenía Gein junto a su casa, lugar donde vivía sólo tras fallecer su madre, una fanática religiosa que despreciaba a su débil y borracho marido.

El desprecio de esta mujer por todo lo ajeno a la religión, la llevó a aislar del contacto con el resto de niños de la zona a su hijo, quien creció bajo una fuerte influencia maternal que no mostraba signo de cariño alguno. De hecho, según algunos análisis psiquiátricos posteriores a su detención, Gein mostraba claras muestras de una patología llamada ‘Complejo de Edipo’. Esto supone que el enamoramiento que padecía Gein hacia su madre y sus continuos desprecios le llevaron a desarrollar una nueva personalidad basado en el odio a las mujeres.

Además, muchos de los cuerpos de las mujeres encontrados en su casa mostraban un extraordinario parecido con su madre, reforzando así la teoría de amor-odio que sentía por ella. Y decimos mujeres porque a pesar de haber asesinado a una única mujer, lo que la policía encontró durante el registro del sótano de la casa fue un cuerpo entero abierto en canal, otros descuartizados y vísceras por todas partes.

El complejo caso de Gead iba más allá de la mera obsesión por su madre. Este tejano, basándose en su exacerbado interés por la anatomía humana, había enfocado su obsesión por el cuerpo femenino en la exhumación de cadáveres del cementerio.

Cuerpos que después utilizaba para elaborar máscaras humanas o como tejido para la elaboración de prendas y otros elementos de decoración de la casa como piel usada para hacer pantallas de lámparas y asientos, calaveras convertidas en platos de sopa… Aunque Gead manifestaría más tarde que jamás habría practicado sexo con los cuerpos ni canibalismo.

Tras ser detenido Gead fue declarado ‘desequilibrado’ e ingresado en un centro especializado dentro del hospital Central del Estado donde murió con 78 años por una insuficiencia respiratoria.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

Search Site